rosarioalb

AQUILES AZAR

Por Rafael García Romero:

Aquiles Azar es un artista plástico consumado, con un exquisito talento que fecunda y ensancha la persistencia. En el dibujo siempre. Y siempre fiel. En el dibujo ha resultado muy incisivo y perspicaz. Expresivo. Todo un gladiador de innúmeras batallas pictóricas. Expositor perpetuo y primer crítico de su arte. En importantes espacios de exposiciones temporales del país ha dejado su huella. Hizo historia conjunta con los profesores que modeló la primera hornada de artistas que salió de la Escuela de Bellas artes. Ahora es dueño y arquitecto de su propio destino, agudo, incisivo, revelador. En su mundo no hay retos, sino trabajo. Rey Midas de la tinta negra y la plumilla. Todo lo convierte en dibujo. Entiéndase: el dibujo es la piedra preciosa del arte. En cuanto a otras formas de la plástica, también es dueño de colores y propuestas propias que modela y delimita en formatos, acrílicos y óleos. En medio de sus avatares pictóricos hace tiempo para cuestionar sus orígenes, meditar sobre el presente y saber con certeza el camino que quiere para su arte.

De Aquiles Azar


La conexión con las artes plásticas de Aquiles Azar fue temprana. Era un niño y el carbón rústico fue el primer instrumento. Esa aventura temprana lo lleva a la academia, ya que estudió con George Hausdorf. Allí derivaría en el lápiz y la tinta. La actitud de aprender no la deja. Así que una vez abrió la Escuela Nacional de Bellas Artes entra y estudia (1946-50) por recomendación e iniciativa de su profesor Hausdorf. En medio de su trayectoria hace una reflexión. La escuela siempre fue de alta motivación para él: "Siempre me gustó aprender y estudiar y hoy con los años sigo estudiando y aprendiendo".

Ahora. Muchos años después, el Museo de Arte Moderno monta su retrospectiva "La persistencia de Aquiles". En realidad, la gran cantidad de cuadros, dibujos, óleos delimitó la exposición en una muestra antológica. Una frase de él, ante un cuadro de su autoría, resume el plan de su trabajo cotidiano: Dibujo y vivo. Aprendo a dibujar y continuaré dibujando.

Su vida

Es egresado de la Escuela de Bellas Artes. Se graduó de Odontología, licenciado y doctor en Filosofía en la Universidad de Santo Domingo, de la cual llegó a ser profesor, así como de la UNPHU y de UNIBE.

Cuando recibió el título de licenciado en filosofía ya estaba graduado y era profesor en odontología y los amigos y compañeros no se explicaban por qué siendo odontólogo estudiaba filosofía y por qué se doctoró en esa misma área.

También es escritor, ha publicado algunos cuentos. Su mayor sueño es poder publicar sus libros de poesía. Como cuentista ha ganado varias premiaciones. Durante cinco años fue colaborador de diversos motivos en el desaparecido periodico “El Siglo”.

Su generación

Expresa que éste no era un grupo muy numeroso. Recuerda que eran unos veinte o veinticinco pintores, algunos de los cuales ya han muerto. De ese selecto grupo de artistas menciona a Cándido Bidó, Elsa Nuñez, José Ramón Roselini, Guillo Pérez, Clara de Ledesma, Domingo Liz y a Paul Giudicelly.

Aunque aquellos eran otros tiempos, refiere, todos los años hacía una exposición, y a veces dos exhibiciones en diferentes lugares en instituciones, bancarias especialmente.


El dibujo que hace Aquiles, fruto de una disciplina que parece milenaria, obceca. Eso sucede con una línea. Eso sucede con el dibujo terminado y la idea que trasmite un cuadro, dos. O la atmósfera que hay en el conjunto de su bestiario personal.

Reacciones: 
0 Responses