rosarioalb

La técnica de pintura al pastel consiste en la utilización de unas barras de colores similares a las tizas escolares pero que se diferencian de éstas en que, en su composición, llevan una alta proporción de pigmento que se aglutina con cola y en ocasiones yeso. De esta manera se consiguen colores luminosos, intensos y bien saturados.

Es una técnica de las llamadas secas, ya que a diferencia de la pintura al óleo o la acuarela, no se utiliza ningún disolvente y se aplica directamente sobre la superficie de trabajo. Como soporte es común utilizar papel de buena calidad de buen gramaje de color neutro no blanco y de ligera rugosidad, aunque la técnica es lo suficientemente versátil para que se pueda usar sobre otras superficies.

Es una técnica cómoda, generalmente rápida y que permite realizar correcciones con gran facilidad, razón por la cual es escogida por muchos artistas.

Este medio fue mencionado por primera vez por Leonardo da Vinci en 1495.

Esta técnica se inventó, probablemente, en Francia e Italia a finales del siglo XVI, aunque fue utilizado ya por Leonardo da Vinci gracias al impulso de Jean Perréal.

El pastel conoció su edad de oro en el siglo XVII, donde sus colores francos y su capacidad para reproducir fielmente los tejidos, las texturas y las luces lo hicieron inseparable del arte del retrato. Fue utilizado por numerosos pintores como Charles Le Brun, Robert Nanteuil o Joseph Vivien.

En el siglo XVIII, el pastel conoció su apoteosis. Era el medio de moda para pintar retratos, y se solía usar en una técnica mixta con gouache. Los pintores Maurice Quentin de La Tour y Rosalba Carriera son especialmente bien conocidos por su técnica al pastel. Quentin de La Tour fue conocido como el "príncipe de los pastelistas"; empleó un método de fijación del pastel hoy en día desaparecido. Los retratos de Jean Baptiste Simeon Chardin (1699-1779) y bodegones son aún muy admirados. Tanto Chardin como Jean-Baptiste Perronneau y Jean-Étienne Liotard exploraron otras vías más espontáneas o intimistas. el pastel, símbolo de la gracia del Antiguo Régimen, cayó en desuso después de la Revolución en beneficio del neoclasicismo y de la pintura al óleo.

Aunque el pastel no ha vuelto jamás a recobrar ese lugar dentro del mundo artístico, continuó utilizándose, de manera destacada por los impresionistas (Edgar Degas) y por los nabis (Édouard Vuillard).

Mary Cassatt, presentó el impresionismo y el pastel a sus amigos en Philadelphia y Washington, y de ahí entró esta técnica en los Estados Unidos. En los Estados Unidos, los pasteles sólo se usaron de manera ocasional en los retratos. Sin embargo, a finales del siglo XIX, el pastel (como la acuarela) se hizo más popular. En 1885 se fundó la Society of Painters in Pastel (Sociedad de pintores al pastel).

La pintura al pastel se hizo popular en el arte moderno debido a la amplia gama de colores brillantes que tiene este medio.

Reacciones: 
0 Responses