rosarioalb
Dibujando a Carboncillo

El dibujo concebido como mancha

Para aplicar los conceptos expuestos anteriormente ofrecemos el desarrollo, paso a paso, de un retrato ejecutado por medio de las manchas que produce el carboncillo. Fundamentalmente se trata de un ejemplo en cuya ejecución no es necesario llegar a un acabado muy perfecto, puesto que sólo pretendemos iniciarnos. Será suficiente con entrar en contacto con este medio trabajando con formatos de papel grande, ya que el dibujo así resulta mucho más cómodo y a la vez el carboncillo plantea posibilidades más ricas.


Ejercicio de ejemplo:

1.Una vez marcado en el papel los límites, buscamos con la aguja las divisiones (mitad y cuartas partes) en el modelo, comparando la relación entre ancho y alto.

2. Una vez fijadas estas marcas en nuestro papel, procedemos a ajustar las proporciones avanzando de forma lineal en el encaje de la figura que queremos dibujar.

3. Comenzaremos ya a entonar el dibujo aplicando al principio manchas con el carboncillo, pero sin efectuar excesiva insistencia con la barra.

4. Pasamos decididamente la esponja, con lo cual integraremos el carboncillo en el papel y armonizaremos el tono. Con el difumino limpio extraeremos los claros.

5. Trabajando al mismo tiempo en las distintas zonas avanzamos en la entonación, fijando los puntos de máxima oscuridad y difuminando en las zonas que lo requieran.

DIBUJO AL CARBONCILLO

Capitulo 6


El carboncillo, un medio rápido e inestable

El carboncillo, empleado tradicionalmente en la iniciación al dibujo, es el medio más inestable de todos cuantos se emplean en esta forma de expresión artística. Pero como contrapartida ofrece la ventaja de ser un procedimiento sumamente efectista, ya que permite cubrir grandes zonas de dibujo en poco tiempo. Debe utilizarse sobre papeles de gran formato, principalmente de grano medio y sobre todo poroso siendo muy recomendable el papel verjurado, tipo Ingres. Dada la dificultad de que el polvo de la barra carbón se integre en la superficie del papel, puede difuminarse y, finalmente, debe fijarse siempre. Ofrece una amplia valoración tonal de manchas y cierta precisión en la ejecución de líneas.


Las barras de carboncillo

Las barras tradicionales de carboncillo procedían de madera porosa, generalmente encina y eran más grandes que las actuales. Hoy se fabrican unas barras de carbón prensado, muy estable y eficaz existiendo también una variante que incorpora aditivos grasos. Para trabajar con la barra de carboncillo, en primer lugar, es preciso partir un trozo y aplicarla plana sobre el papel para conseguir manchas. En caso de que deseemos realizar líneas finas la emplearemos de canto, o con la punta, para lograr pequeños detalles.

Diferentes calidades

CARBÓN DIRECTO: Cuando la barra de carbón se aplica directamente sobre el papel sin frotar, es un medio sumamente inestable y la mancha que produce adquiere la textura propia del papel.

DIFUMINADO CON DIFUMINO: Más completo que el difuminado con los dedos es el que obtiene con el difumino. La superficie ofrece un acabado más uniforme y el carbón se integra mejor en el papel.

DIFUMINADO CON LOS DEDOS: Si la superficie manchada se difumina con el dedo, el tono rebajará notablemente pero deberemos insistir en la zona que exija la aplicación de un negro más intenso.

DIFUMINADO CON LANA Y ESPONJA: El difuminado más perfecto se consigue con lana y una simple esponja, a aplicando en todo caso más cantidad de carbón y degradando de forma progresiva.

Etiquetas: , , ,
Reacciones: 
0 Responses