rosarioalb
27-08-2008
Reportaje: Si no lo toco, no lo creo
La vida en la era del Photoshop

Estándares de belleza irreales, noticias que no lo son, o simplemente personas, animales, y objetos que no existen. La manipulación digital hace que seamos cada vez más escépticos.



Aquella frase de "non vedere, non credere" (si no lo veo no lo creo) ha quedado totalmente desfasada. Hoy en día, si vemos algo en Internet, en prensa escrita, o por la televisión, lo primero que pensaremos es "¿estará manipulado?".

Y no se trata solamente del Photoshop, ya que las tecnologías de tratamiento de imagen digital en movimiento han dejado de ser coto restringido de profesionales con equipos de altísimo precio y potencia. Hoy en día, un usuario avanzado con un programa como Adobe After Effects CS3 puede hacernos dudar acerca de la veracidad de una grabación increíble, al menos en medios de calidad limitada, como YouTube.

Pero esta tendencia a manipular imagen estática y en movimiento va mucho más allá de las creaciones de un amateur, ya que han llegado a influir seriamente en la sociedad y en nuestra manera de ver la realidad.



Modelos imposibles

Una de las prácticas más preocupantes es la referente a las y los modelos que pueblan las portadas de revistas, catálogos, y demás material destinado a crear una imagen de lo que es estético. Es prácticamente imposible encontrar una sola fotografía que no haya sido retocada para eliminar imperfecciones de la piel, estilizar rostros, reducir contornos, o resaltar el color de los ojos.

El problema de esta práctica reside en que nos hacemos una imagen totalmente distorsionada de la belleza, con ejemplos imposibles que pueden llevar a muchas personas influenciables a la frustración y a enfermedades como la bulimia o la anorexia.

¿Y qué decir de las islas paradisíacas de los folletos promocionales de unas vacaciones de ensueño? Esos colores sólo existen en la paleta RGB.



Los virales

En vídeo, el fenómeno que ha causado mayor furor en lo que respecta a la proliferación del escepticismo ha sido el de los vídeos virales. Destinados a ser conocidos vía el clásico sistema del "boca-oreja", muchos de estos vídeos, en realidad producciones de medio presupuesto disfrazadas de filmación casera, nos presentan situaciones aparentemente reales, pero con algo que los hace increíbles.

Aunque hoy en día cada vez es más fácil detectar un viral (el ojo se va entrenando), lo cierto es que, al no querer vendernos nada, sino simplemente atraer nuestra atención, es complicado identificarlos en un primer momento.

Además de las producciones con propósito comercial, también se han puesto de moda los virales "deseducativos", o lo que es lo mismo, aquellos vídeos que nos presentan, de manera muy creíble, trucos y consejos que en realidad son totalmente inútiles, pero que con la edición y postproducción adecuadas, nos parecen totalmente factibles e incluso lógicos.

¿Cocinar palomitas de maiz con el teléfono móvil? ¡Fácil! ¿Alimentar un iPod con una cebolla? ¡Muy práctico!



En tiempo real

Los juegos olímpicos de Pekín pasarán a la historia por muchas cosas, pero la que nos interesa es la manipulación en tiempo real de la imagen en vídeo emitida a todo el mundo, insertando fuegos artificiales grabados días antes sobre los disparados en directo... por si acaso.

Uno puede pensar que es la primera vez que la televisión ha utilizado la manipulación en tiempo real de las imágenes que vemos, pero lo cierto es que estamos más que acostumbrados a ver cómo se inserta en un campo de fútbol el logo de un patrocinador. El fútbol americano es el que implementa tecnologías más avanzadas de modificación en tiempo real, con líneas y colores insertadas en postproducción que se integran perfectamente en la imagen real.

Pronto veremos más y más ejemplos de inserción de imagen virtual dentro del mundo del deporte.



No te puedes fiar ni de la prensa

Pero si hay una salida típica para las fotos retocadas, ésta es la prensa. Ya sea por manipulación provocada por las superpotencias o simplemente por conseguir una noticia más espectacular, nos encontramos con incontables ejemplos de fotografías retocadas.

Por suerte, la competencia feroz del mundo de la información consigue que, la mayoría de las veces, estas manipulaciones salgan a la luz, dejando en evidencia al medio que ha impedido que la verdad se interponga en el camino de una "buena noticia".

Terra - Tecnología / Daniel V. González

------------------------------------------------------------------------------------------


Etiquetas: , ,
Reacciones: 
0 Responses